martes, 17 de noviembre de 2009

La autocrítica sirve para crecer

Cuando estamos mal por algo o algo nos molesta hay dos caminos posibles: buscar en los demás la causa de nuestro malestar, o indagar en nuestro interior por qué eso nos afecta tanto.
.

Hace un tiempo atrás hubiera dicho que los demás tienen responsabilidad de hacernos sentir mal, pero hoy digo todo lo contrario: si algo me enoja o me angustia es porque ha tocado una fibra honda de mi ser, o que tiene relación con alguna experiencia pasada que tuve y no he podido sanar.
.

Según la sabiduría Tolteca, la manera de protegernos de las agresiones ajenas es no dejar entrar los comentarios maliciosos de los demás a nuestro corazón. Lo que el otro me dice desde su dolor o bronca tiene que ver con su universo, con su manera de ver el mundo. No es contra mí, sino contra él mismo.
.

Ser autocríticos nos permite observar en nosotros mismos qué aspectos podemos mejorar para sentirnos en paz y más a gusto con nuestra persona. Cuando uno es capaz de reconocer aquellos rasgos de nuestra personalidad que no nos gustan tanto, está entrando en el sabio terreno de la verdad universal: ser sinceros con nosotros mismos. Pero esta capacidad de la autocrítica no es sostenible sino está acompañada del perdón. Autocrítica y Perdón van de la mano porque generalmente solemos enfadarnos con lo que no es de nuestro agrado. Con la energía amorosa del perdón nos liberamos de la dificultad de aceptarnos a nosotros mismos.
.

Así es como transitamos el camino del autoconocimiento. Con coraje, nos animamos a conocer nuestras partes más oscuras, a reconocerlas para sanarlas. Una vez una Maestra me dijo: "El trabajo con las sombras es para personas valientes". Pues ya lo creo, porque no se trata de un mérito sino de asumir que no es un trabajo fácil, pero cuando todo pasa, cuando dejamos entrar la energía del perdón y del amor a nuestro corazón, entonces todo resulta más simple y verdadero.
.

Ser sinceros con nosotros mismos con compasión y condescendencia nos permite mirar a los demás de la misma manera, y enfadarnos menos, claro está.
.

Pero..cuando empieza uno a conocerse a sí mismo? De donde surge la necesidad?
Básicamente surge de los valores de cada individuo, de su deseo de auto superación.
.

Un tiempo atrás me hice esta pregunta y mi respuesta fue: cambiar el mundo sería posible si pudiéramos, en primer lugar, cambiarnos a nosotros mismos para transformarnos en seres más amorosos. No puedo pensar en una Revolución sino creo que yo podré hacerla. Entonces decidí por mí misma, y aquí estoy, cada día trabajando desde lo más pequeño hasta lo más grande. Cada detalle es importante observar, y estar dispuesto a cambiar aquello que no nos permite avanzar. El cambio no es malo, pues los cambios se dan porque hacemos, buscamos, transformamos, o porque cambiamos de parecer, cosa que históricamente está mal vista, aunque es lo más natural que puede pasarnos. Cambiamos de opinión más a menudo de lo que creemos, aunque no seamos consientes y aunque levantemos el dedo acusando a otros por sus contradicciones. Todos somos contradictorios y no está mal serlo porque significa que hemos cambiado nuestra forma de ver las cosas. Eso es! Los cambios son posibles cuando dejamos entrar en nuestra cabecita la posibilidad de que la realidad que estamos observando no sea tal cual creemos y que existen otras maneras de ver una misma situación. Suena sencillo cuando lo escribo pero es mucho más relajante cuando lo pongo en práctica.
.

Y heme aquí ahora: en un principio pensaba volcar en este espacio una breve reflexión pero una cosa llevó a la otra y he terminado escribiendo mucho más de lo que esperaba. Simplemente porque he cambiado de parecer y creo que no me fue tan mal al permitírmelo.
.

Escrito por Lamat Oxlahun

3 comentarios:

Nataly dijo...

Me gusto mucho lo que escribes, Gracias por compartirlo mucha luz y bendiciones

Lamat Oxlahun dijo...

Gracias Nataly por tu comentario. Un abrazo de luz amorosa

Anónimo dijo...

Me gusta mucho tu blog, o por lo menos lo que he leído de él. Es super interesante compartir estas cosas y pensamientos que a todos nos pueblan y deja pensando. Saludos.